preloder

Contra el golpe de EEUU en Venezuela

No falta democracia, sobra petróleo

Después de ser derrotado en Siria a manos de los pueblos de ese país (sirios, kurdos y otros), los EEUU buscan apoderarse de petróleo barato para abastecerse. Por eso quiere echar a Maduro y poner un presidente títere que les regale el recurso.

Esa es la raíz de las campañas contra Chavez y Maduro, de los intentos de golpes de estado fallidos y todo el accionar contra el país hermano. No quieren países independientes.

Si EEUU busca una «Dictadura petrolera» que vaya por la monarquía de «Arabia Saudita», donde no hay elecciones libres y cuenta con muchos más muertos que Venezuela.

El discurso es similar al que utilizaron para invadir Irak, Sadam Hussein era un despiadado ex amigo de los yankis, lo invadieron y destruyeron el estado de ese país y se quedaron con el petróleo. Así y todo no les alcanza, la economía estadounidense consume mucho crudo y Venezuela queda más cerca. En Oriente Medio fue imposible arrasar con todo y por eso se vuelcan a América Latina.

Sin petróleo no se reactiva la economía de EEUU, necesitan energía barata para que se instalen las fabricas que emigraron al sudeste asiático hace 2 décadas.

Debido a esto EEUU invierte en campañas hollywodenses donde su más frívola tilinguería prostituible toma partido por la invasión directa. La derecha continental hace tiempo que baja línea a personajes del periodismo deportivo, de la farándula, del espectáculo para que defienda las lacras del capitalismo contra cualquier camino distinto.

Quienes están a la cabeza de este nuevo intento golpista e invasor es la derecha venezolana desplazada de PDVSA, la petrolera estatal de ese país, que regalaba el recurso a los EEUU hasta que vino Chávez.

La base social del golpismo

Había una clase media de empleados públicos administrativos y ejecutivos que vivía de PDVSA y a quienes les recortaron privilegios o fueron despedidos por saboteadores. Éstos querían privatizar, PDVSA a favor de EEUU, ese era su ideal. En Venezuela el petróleo mueve toda la economía, ingresa los dólares, como aquí la soja. Es mucha plata, por eso el golpe militar del 76 les dio a los patrones del campo la potestad del comercio exterior. Imaginemos la ventaja que sería para el estado tener ese derecho (debería ser así) en la actualidad.

La exclusividad con el mercado yanky produjo un circuito económico estrechamente vinculado a EEUU y por ende una colonización cultural alienante de esa clase media que se podía ver en las famosas telenovelas venezolanas, en los «concursos de belleza», en el mayor consumo mundial de cirugías plásticas con vistas a esos concursos. Tanto que lo normal en Venezuela era que las familias invirtieran en cirugías de sus hijas para los concursos, así como en Argentina muchos intentan el hijo futbolista.

Así las familias, atormentadas por los altos niveles africanos de pobreza, apostaban a salvarse participando en esos concursos de belleza que eran el trampolín hacia un marido millonario o ser actrices de telenovelas y aseguarse la supervivencia o la elevación social de la familia. Algunas lo lograban, la mayoría terminaban siendo las amantes de los miles de narcos colombianos de los 80 y 90, del estilo Escobar Gaviria y muchos más.

Migrantes

En una situación similar, con mucho trabajo propagandístico imperialista, a la de los balseros cubanos, éstos arriesgaban sus vidas para cambiar «el infierno comunista» de Fidel por el «paraíso yanky» donde la única diferencia era que en los EEUU podían mirar televisión a color.

Esos «desplazados» son los aun teniendo garantizado lo básico en Venezuela (comida, educación, vivienda, salud) se van buscando un «futuro mejor» en la Argentina gobernada por el sirviente de Norteamérica Macri. En su mayoría tiene entre 30 y 40 años y quieren desempeñarse en comercio o servicios, cosa muy difícil en un país en situación de agresión militar exterior (de EEUU) casi permanente. En una población de 30 millones el sector golpista representa alrededor de un tercio, no son pocos, es una gran minoría pero minoría al fin. En todo momento la derecha tuvo y tiene una base del 20 o 30 por ciento, ni en el mejor momento de Chávez disminuyó ese porcentaje.

Chávez

El chavismo lo que hizo fue repartir hacia los sectores más pobres de la sociedad el excedente de las exportaciones petroleras. Algo similar a lo que hizo el kirchnerismo con las exportaciones de soja.

El Chavismo, entre otras mejoras, redujo del 26 por ciento al 13 la mortalidad infantil, por eso el pueblo apoya a Maduro.

Los problemas en Venezuela son los que padeció Cuba, bloqueo económico dentro y fuera del país, las cámaras empresarias golpean escondiendo los alimentos con el objetivo de desestabilizar, como hicieron en Argentina y Chile en los 70.

Fidel Castro en los 60 expropió progresivamente y solucionó el principal problema de todo pueblo: los grandes empresarios que sabotean los modelos económicos inclusivos.

Los buenos están con Maduro

No es fácil para nada, pero la mayoría del pueblo de Venezuela está con Maduro, las elecciones del año pasado lo demostraron (6 millones votaron por Maduro y 2 millones a la oposición), es mentira lo que se afirme en sentido contrario. Los venezolanos tienen una cultura política muy distinta a la argentina, votar no es obligatorio y ese derecho lo ejerce entre el 40 y el 50 por cineto del padrón. Sólo Chávez aumento la participación al 60 por ciento.

Por eso el presidente Maduro resiste y las institucones y el Ejército Bolivariano lo apoyan. Y Guaidó que la daba por ganada ahora ya no, él hará pantomimas para las medios escondido en la embajada de Colombia pero no más que eso. Porque para ganar hay que tener, además de la razón, lo que no tiene y luchar en la calle, no refugiarse.

Tonto, te metieron a Bolsonaro

Así es, por 2 décadas le metieron en la cabeza al ciudadano medio que había una dictadura en Venezuela, que había un nazi. Mientras lo tenían ocupado a ese ciudadano insultando a un gobierno popular, los medios con directivas de Departamento de Estado yanky, metieron a Bolsonaro y previamente un golpe estado, sin que nadie se diera cuenta, y ahora sí hay un nazi en América Latina. Uno que le empezó a regalar todo a EEUU. Recordemos que ese golpe de estado puso a Temer de presidente de facto y llevó a Lula preso.

Hay que sumar el golpe a Lugo en Paraguay y a Zelaya en Honduras.

En el pasado ocurrió lo mismo con Hitler, este ascendió al poder apoyado por EEUU que quería desplazar a Inglaterra del primer lugar en Europa y en el resto del mundo y por eso se dedicó a levantar e imponer a Hitler. La empresa Ford le brindó la tecnología para fabricar tanques de guerra por ejemplo. Y lo mismo sucedió con otras empresas yankis en Alemania.

Hay que estar al lado del pueblo venezolano, al lado de Maduro

En cualquier lugar del mundo, si incluso hubiera que elegir entre caníbales y EEUU, se debe optar por los caníbales sin dudarlo, porque los caníbales son los que menor daño podrían causarle a la humanidad, en cambio cualquier decisión de EEUU afectaría y afecta los ideales de civilización moderna.

De todos modos el pueblo venezolano se va a defender con el ejército y milicias socialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *