loader image

Fernández- Grabois, entredicho o conflicto?

Qué lleva a Grabois a avalar o realizar planteos en apariencia irracionales e inoportunos? Muchos sectores lo cuestionaron, incluso k, por el miedo que generaría en tiempo electoral y que auyentaría a la clase media alta o semi alta, gorila o semi gorila, entre otros.

Llevadas a cabo o no por Grabois, las protestas y planteos del militante social son parte de una cuestión distinta a la que se supone. Es decir, el líder social no es tonto, no dice lo que dice porque es un «izquierdista» fanático o enajenado. Quienes así pretendan mostrarlo se equivocan. Primero porque no es de izquierda, o por lo menos no de la izquierda marxista que se conoce. Es de la izquierda de la Iglesia Argentina en todo caso, algo sabido por todos en general.

Es un muy culto, inteligente y formado dirigente y cuadro político. Pretender deprestigiarlo por ese camino no conduce a nada, ya que nadie puede cuestionar la entrega a su causa e ideales desde una posición personal integra y coherente. No dirige y no habla desde Puerto Madero.

Las razones son otras

Los problemas comenzaron cuando Alberto Fernández, consultado por un medio definió que el aborto es un derecho un tema de salud pública. Por lo cual debería promoverse e implementarse como cualquier otro derecho civil.

Algo que la Iglesia no está dispuesta a aceptar y para eso cuenta con herramientas, Bergoglio sabe, con las cuales marcarle la cancha a Alberto. Si a la Iglesia le tirás el problema del derecho al aborto, la iglesia te tira el tema de la pobreza y el derecho a la protesta.

Si hay alguien que sabe de esto es la Iglesia. Sólo un ejemplo histórico: El Bloque del Este Comunista, Stalinista o como se quiera llamarlo no sólo era invencible, era impenetrable y sin embargo Juan Pablo II, el Papa polaco, junto a Lech Walesa (líder sindiacal), le plantó sindicatos y una central sindical, Solidarnosc, por fuera del Estado en Polonia en 1980 que derrotaron al gobierno y reimplantaron el capitalismo en ese país 10 años después.

Hay muchos más: el catolicismo obrero; guerrilla católica (Camilo Torres), entre otros.


Obviamente que Argentina no tiene nada que ver con esa realidad pero el ejemplo vale para comprender que no se trata de ninguna irracionalidad ni tontitos políticamente exitados. Detrás hay un saber de 2000 años de historia, una cosmovisión que no se debe subestimar y por el contrario debe conocerse y estudiarse, más aún si se quiere enfrentarlo, y más aún si se quiere derrotarlo, aunque sea en el punto del derecho a decidir sobre el aborto.

No es una disputa por mayor cuota de poder, es por un interés fundamental: la «Concepción de la vida» es la creencia base de la religión católica y eso no se pone en juego.

Echar al neoliberalismo

Estamos en la fase inicial de una disputa-conflicto que crecerá o no si la presión y lucha en la calle crece. Es más probable que no se salga de los carriles normales a que termine en una guerra. Ambos sectores tienen mucho que perder en un proceso de reconstrucción de un país arrasado que deja Macri y el capital concentrado. A quienes hay que sacarles la conducción del país.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fergraboisultimo.jpg

Separación de la iglesia del estado

El Estado debe ser completamente laico no debe regirse por normas religiosas. Debe garantizar esas creencias y garantizar las de los no creyentes. Los religiosos deben invocar sus dogmas y reglas para sus seguidores. Los que no son parte de ese espacio, como laicos, ateos, agnósticos y otros no tienen porqué aceptar tales preceptos para sus vidas. Por eso el estado debe garantizar el derecho a decidir sobre el aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *