La pelea CFK-Alberto por el ajuste que trae el FMI

Las renuncias de medio gabinete de gobierno estallaron tras la derrota electoral de días atrás. Pero la causa de la pelea entre el presidente y la vice es que se viene un ajuste brutal que exige el FMI. Alberto lo acepta, CFK busca despegarse y preservarse. En tanto la derecha mediática y política aprieta y exige a Alberto aceptar todas las condiciones del organismo internacional. Larreta y Juntos quieren acordar con Alberto que haga el ajuste y la reforma laboral. Así ellos (Juntos) llegarían tranquilos en 2023, con el trabajo sucio realizado. Las elecciones de noviembre ya son historia, porque el resultado no importa gane quien gane. La crisis es más profunda y hay en juego mucho más que bancas. El acceso a la comida y al trabajo son los problemas a resolver y los últimos 2 gobiernos no los han garantizado

Por qué la pelea CFK-Alberto?

Porque se viene un acuerdo con el FMI que va exigir ajustes peores que los de Macri y los actuales. La derrota electoral aceleró ese choque. Alberto opta por aceptar las condiciones del organismo internacional y CFK no quiere ser parte de esa política y opta por correrse sin luchar evaluan algunos, o dar la lucha desde otro lugar evaluan otros. Se verá. Renunciará CFK? Peleará desde su cargo de vicepresidenta o desde el llano? O es una huída de ella y los suyos. Lo que sea que ella crea, debe haberle hecho ver su error y responsabilidad en todo este proceso actual. Y ha visto que el FMI va a traer mucha conflictividad y violencia en las calles. Va a haber luchas muy fuertes contra el ajuste.

Por supuesto que no se trata de un golpe institucional. Ese es un punto de vista ignorante. Dar un golpe es llegar no irse, abandonar el espacio, para huir o no estar. Si no los ministros de Kicillof quieren darle un golpe a Kicillof? Es bastante ignorante esa conclusión. La derecha mediática y política trata de instalar esa idea porque los enoja el desplante de CFK. Porque deslegitima el ajuste que Alberto prepara junto al FMI, al macrismo y a los medios hegemónicos. Qué mejor para esa derecha que en los próximos 2 años de ajuste, CFK esté acompañando calladita?

Como sea las elecciones ya son historia vieja. No importa quien gana o pierde en noviembre. Da lo mismo, porque el acuerdo con el FMI en febrero es un hecho. Y es un hecho el ajuste que se viene, con reforma laboral, recortes salariales, achique del estado (despidos) y de derechos. Sin descartar una devaluación, porque para pagar hay que hacer diferencia monetaria (desde el punto de vista Neoliberal) y eso se obtiene en la transacción peso-dólar.

Gran parte de la población no le dio importancia definitoria a las elecciones, la baja participación y el voto blanco-nulo lo demuestran. Esa tendencia se va a acrecentar en noviembre y en mayor voto a la izquierda FIT. El macrismo no superará el 41 por ciento y el oficialismo bajará un poco más aún: lo que el voto blanco y de izquierda suban. Hay apatía y bronca y parte del pueblo percibe que se viene algo pesado, muchos problemas, y que las elecciones no son parte de la solución de los mismos. Quién en el Campo Popular va a votar un ajuste del fondo? Se puede prometer impuestos progresivos para que paguen más los que más tienen pero en lo concreto se va a aplicar el ajuste que exige el FMI. Y eso sólo los macristas lo votan. Por eso siempre se chamuya progre y cuando menos te la esperás te meten al FMI.

El rol de Juntos

Juntos, Larreta y Bullrich van a decir que apoyan la institucionalidad y que apoyan a Alberto. Hasta hace poco le pedían que «cambie o que se vaya», como dijo Mauricio Macri. Ahora no. Son responsables y democráticos? No. En estas horas cambiaron el discurso, porque si exigieran que renuncie, ellos tendrían que proponerse en noviembre para gobernar (porque van a ser la minoría más votada). Pero así no quieren, les aparece el miedo. Quieren que otro les domine la crisis social que se va a desatar, en los 2 años restantes de Fernández, con los ajustes del fondo. Entonces ellos aparecerían con todo resuelto para el 2023. Por eso no van a pedir el helicóptero para Alberto y le van a pedir que meta presa a CFK. Quieren que se quede y les haga el trabajo sucio; disciplinar a la sociedad, reforma laboral, acuerdo con el FMI, y ajuste de shock (no vía inflación). Y van a presionarlo y apoyarlo para que lo haga.

La vocera Carrió en otra versión de «cambian o se van»

Juntos, Larreta y Bullrich, entienden que la crisis de ajuste que trae el FMI va a generar crisis política y social. En éstos próximos 2 años habrá represión, estallidos, habrá conflictos en las calles como en el 2001 y ellos saldrán golpeados como en el 2001. Lo vivieron, fueron funcionarios de De La Rúa. Las caras de los periodistas macristas de hoy no eran las mejores y varios políticos de ese espacio se mostraron preocupados: Lilita Carrió entre ellos.

Acuerdo con el FMI

La historia no se repite pero todos los acuerdos con el FMI terminan mal siempre, con estallidos sociales y demás. Hace 20 años terminó con el «Que se vayan todos» del 20 de diciembre de 2001. Eso sucede cuando no hay diques de contención hacia el colapso del sistema político económico actual. Fue Néstor Kirchner el dique en aquel momento. Hoy no existe, o tal vez lo encarne CFK. Por eso el macrismo se preocupa también. Saben que la mayoría también los repudia y que con el ajuste del FMI se culmina en un nuevo «Que se vayan todos». Saben que si eso pasa ellos serán incluidos en el «Que se vayan todos» y no saldrán con la misma impunidad del 2015-2019.

HISTORIA ARGENTINA // TRIBUNA ABIERTA. Esa maldita costumbre de matar.  Cronología de diciembre de 2001 (Parte II)

Ahora poco importa ir tras los hechos, tampoco la info de último momento. Hay que entender el fondo de la cuestión: el derecho a la comida y al trabajo. Contra esos derechos están el FMI y los grandes empresarios argentinos que quieren salarios más bajos todavía y mayor ritmo de producción (mayor explotación por el mismo precio). Por eso los trabajadores pierden poder adquisitivo desde 2015 hasta hoy (vía la inflación empresaria). Y así seguirá hasta que a los empresarios les parezca lo correcto: salario promedio de 150 dólares mensuales. Esta disputa entre empresarios y trabajadores, entre ganancia y salario es lo que se llama puja distributiva. A veces esa puja suele volcarse hacia un lado (transferencia), en general al de los empresarios, que piden a los gobiernos que la vuelquen hacia ellos para aumentar sus ganancias. Así hicieron en la dictadura del 76, con Menem, con Macri, y hoy empiezan a hacerlo de nuevo con el FMI, en el gobierno de Alberto Fernández. Por eso llevaron el precio de la carne a 1000 pesos, 10 dólares (dólar oficial). Para ganar lo mismo que ganan exportando a China y vaciando el consumo popular. Ese camino establecido por Macri, continua con el actual gobierno y por eso la situación es tan mala, con aumento de la pobreza y caída del poder adquisitivo (la pandemia empeoró todo) . Pisar las tarifas de servicios sirve de poco si la comida aumenta. La plata que te ahorrás en una la trasladás a otra. La lógica económica neoliberal se impusoen las cabezas de este gobierno, Kicillof incluído, en ese marco se explican los recortes salariales en educación provincia. En el 76 la derecha cambió la matriz económica del país, el macrismo impuso la matriz ideológica neoliberal. Tanto, que la adopta el oficialismo.

Contra eso hay que ir: contra la carne a 1000 pesos y los empresarios que se hacen ricos a costa del hambre y necesidad del pueblo. Un proyecto político será viable cuando garantice los derechos a alimentarse y al trabajo digno para todos los argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.