Los incendios en Córdoba y Reedición de: La MENTIRA de los ataques a silobolsas

Hace poco se hablaba de supuestos ataques a silobolas, ahora se suma la supuesta «tragedia» de los incendios en Córdoba (en otros lados también). Las grandes olas de vandalismo nacional convergen hacia un protagonista que se victimiza pero se beneficia con el resultado de esos ataques: la patronal rural.

Es por eso que reeditamos nota anterior (hackeada) que explica el comportamiento de ese sector (transgrede los límites) pero antes damos un breve análisis de los incendios.

Los incendios en la frontera agropecuaria

Zona núcleo pampa húmeda

La zona núcleo sojera-ganadera es BsAs-Córdoba-Santa Fé. Tal es la cantidad de sembradíos allí que hasta han incidido en la modificación del clima, modificado el curso de ríos y aumentado la frecuencia y volúmenes de inundaciones. Con la simple observación por Google Earth se comprueba la casi inexistencia de campos para cultivos. Porque están todos , al máximo, sembrados (excepto los puestos a descansar por rotación de lotes).

Los saberes se transmiten, sean para bien o para mal. Y si a los sojeros y ganaderos brasileños y bolivianos les sale bien incendiar el Amazonas y a los sojeros y ganaderos paraguayos les sale bien incendiar el Mato Groso, está claro que a los sojeros y ganaderos cordobeses, o de las islas del Paraná, o dónde sea se les ocurra hacer lo mismo. Suelen ser bastantes violentos en sus declaraciones y en su conducta pero eso no termina de explicar por qué lo harían. En cambio sí se explica por el beneficio. Es decir, al final del camino los únicos beneficiados por la destrucción de la flora y la fauna de miles de hectáreas son los que por poco dinero y el terreno despejado pueden realizar la única actividad posible ante tamaño desastre: cultivar soja.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mapa-cordoba.jpg
Córdoba sojera y agropecuaria
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mapas-cordoba-comparativo.jpg
Córdoba incendiada

También hay quiénes dicen que proyectos inmobiliarios están detrás de la quema de campos. Lo cual, de ser así (no se descarta), ocupa un segundo plano. Ya que no hay una disparada de la industria de la construcción, como la hay en la rama del agro y la ganadería.

La oligarquía sojera (dueña de la tierra) se enfrenta al complejo agroindustrial (aceitero-harinero) que tiene diálogo con el gobierno. La disputa es por el diferencial de incentivo a las exportaciones industriales que beneficían a los 2dos por el valor agregado de sus productos. En cambio los 1ros quieren beneficios solamente con el poroto de soja. En poco tiempo más la economía mundial empezará a reactivarse y los sojeros para tener más porotos quieren más tierras para ganar más,y sin retenciones y megadevaluación. Los ganaderos con la carne quieren lo mismo, más desde Macri que les otorgó la exportación de ganado en pie disminuyendo la provisión del mercado interno.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es pelegrina-1.jpg
La Socierdad Rural quiere extender la frontera agropecuaria

Una regla general de la historia es que los «atentados» los cometen los que se benefician. Cuando se «rompe un silobolsa» alguien se beneficia cobrando un seguro y cuando un incendio arrasa campos y bosques alguien se beneficia con tierra barata para cultivar.

Ante este panorama de ganancia criminal y a toda costa hubo alguú intento de respuesta por parte de algunos legisladores del Frente de Todos, como Máximo kirchner. Pero La Nación y Clarín van a contar otra cosa, de que «el gobierno no protege a los productores» ante esta ola de incendios realizada tal vez por alguna RAM Mapuche.

Y el 30 por ciento de la sociedad lo va a creer, el mismo que le creyó a la dictadura militar del 76.

La MENTIRA de los ataques a silobolsas (Reedición)

Por qué miente la patronal rural (oligarquía)? Cuál es su objetivo?

El golpismo ruralista no arranca como ellos esperaban. Buscan algo similar a la movida de la 125 del 2008. El problema es que ahora la sociedad está prevenida. No cree el discurso sobre los «pobres pequeños productores» que los medios y la Sociedad Rural desplegaban para desinformar al país.

Vandalismo oligarca?

Las roturas de los silobolsas se usa para desacreditar al gobierno pero su causa central es el cobro de los seguros por destrucción porque los silobolsas están asegurados.

Mientras la Patronal Rural denuncia «atentados» su patrimonio lo tiene asegurado. Su cosecha está asegurada desde antes de la siembra. Toda eventualidad está cubierta por aseguradoras como acontece con cualquier empresa. Y en caso de DESTRUCCIÓN. incendio, inundación, robo, pérdidas y mucho más, los ruralistas cobran sus millones y no pierden nada. Es decir que quien rompe o atenta contra un silobolsa le hace un favor al patrón terrateniente y la única perjudicada es la Aseguradora que tiene que reembolsar el daño.

Cuando toda la producción no se puede ubicar en la venta, porque hay menos comercio y menos exportaciones, bienvenido es el cobro del seguro. Como cuando aquellos que poseen autos que no pueden vender al precio que desean fabrican un autorobo y lo incendian, redituándoles un excelente valor que ningún comprador les daría.

Autoatentados para cobrar los seguros

Esa estafa no es nueva, existe desde que existen los seguros. El fallecido millonario griego Aristóteles Onassis llegó a serlo gracias a infinidad de hundimientos «accidentales» de sus naves en el mar. En Argentina, los estancieros Braun Menendez Behety (parientes de Marcos Peña) utilizaban el mismo modus operandi con su flota de barcos de transporte en los años 20 del siglo pasado mientras fusilaban obreros en la Patagonia Rebelde de Osvaldo Bayer.

Objetivo desestabilizador de la oligarquía

Todo lo que hace la Patronal Rural es para implantar gobiernos de derecha, represores y neoliberales agroexportadores que conduzcan el país para beneficio de ellos. Por eso la oligarquía fue parte de la Dictadura Militar, del menemismo y sus privatizaciones, y de Macri. Para eso cuenta con el apoyo de los medios hegemónicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *